Skip to main content
Internet Archive's 25th Anniversary Logo

Full text of "La Propaganda N 17 30 Oct 1911"

See other formats


AtO 3 -Núm. 17—2a ÉPOCA 


MONTEVIDEO 


VIERNES 20 DE OCTUBRE DE 1911 



0 , 


ÓRGANO DEFENSOR DE LOS INTERESES DE ESTA COLECTIVIDAD 

REAPARECIDO BAJO los AUSPICIO de la AGRUPACION PRO-CENTRO y suC. de H. y PROPAGANDA 


CAMBIO 1)E REDACCION Y ADMINISTRACION 

_ CALLE DURA ZNO 207 

SUSCR1CIÓN ADELANTADA 


REDACCIÓN ANÓNIMA 

los manuscritosDo se devuelven 


Capital por mes 

» trimestre 
Buenos Aires por mes 
Número suelto 


$ 0.3 -y 
» 0.80 
» 0.50 
» 0 15 


administrador; HERMINIO M. BAIZ 

. Aparece ios días 10, 20 y 30 de cada mes 

La correspondencia á nombre del Secretario 

Los remitidos so, reciben hasta el 6, 16 y 26 de cada mes 

LA PROPAGANDA 

MONTEVIDEO, OCTUBRE 20 DE 1911 


Responsabilidad Social 

Mientras unos, nos concretamos al estudio de 
nuestros medios, y otros, se dejan deslizar plᬠ
cidamente por la rebaladiza pendiente del perio¬ 
dismo, sin aportar una idea nueva, ni abordar 
una tésis, ^ue nos diera una noción más exacta 
de nuestros deberes, la obra, estará falta de 
firme basamento, por la actitud de los últimos, 
que ajenos á toda responsabilidad social, solo 
han tenido la determinación, de presentarse ante 
la sociedad, llamándola á engaño y engañándose 
á sí mismos. 

En las sociedades como la nuestra donde los 
porta-banderas de toda iniciativa, representan en 
el éxito ó la derrota, á nuestra colectividad, es 
necesario que sean carácíeres íntegros y perso¬ 
nalidades responsables, los que lleven á cabo 
todas las iniciativas. 

Todos tenemos el deber de aportar, como vul¬ 
garmente se dice, nuestro grano de arena, á la 
obra reinvidica dora, en que estamos empeñados, 
pero, antes que nada, se impone, la responsabi¬ 
lidad, de los que acelerando nuestra marcha, in¬ 
citan á nuestra evolución, con las iniciativas ó he¬ 
chos de cualquier índole. Y en este caso, no están 
los redactores de el periódico La Verdad ,—aún 
cuando esta tésis, no está desarrollada para 
ellos, sino para nuestra colectividad,—álos cua¬ 
les nopodemos entrever la responsabilidad so¬ 
cial, que puede alcanzarles, cuando sus partes 
más activas y únicas responsables en la obra, 
se hallan encubiertas con otros nombres que no 
son el de los verdaderos ejecutores. Este proce¬ 
der, incorrecto y hasta cierto punto inhábil, para 
la buena causa que pregonan defender, nos de¬ 
muestra en forma inequívoca, que si la obra se 
halla á cubierto de toda responsabilidad, es. que 
los principios al ser conculcados, tendrán por 
previsión inconsulta, con los propios principios, 
que con tan alta gala proclaman, la atenuación, 
de que, los verdaderos responsables, siempre 
fueron personajes anodinos para la colectividad 
ypo así, para las resultancia de la obra. 

~ Y esta irresponsabilidad, tan notoria como fu¬ 
nesta para nuestro medio, debe de ser combatida 
en toda forma, dado que á nuestra colectividad, 
debe de respetársele en su más sagrado fuero, 
como lo es, el de una hoja de publicidad. 

Las sociedades que no exigen la responsabili¬ 
dad social, á los ejecutores de sus anhelos, son 
sociedades de extravíos, que confiadas en la bon¬ 
dad de su sentir y pensar, y ageuas en todo, á lo 
que no sea una esperanza ideal, entregan incon¬ 
cientemente sus sanas energías, á los mercaderes 
de ideales, que bajo la máscara de poita-ideas, 
vejetauen nuestro medio, satisfaciendo sus ego¬ 
latrías de ambición, con los ideales de una 


raza, que no solo tiene fjue sufrir las vejaciones 
de una mala ley, llamada de clases , sino también, 
la humillación délos onedoros, que acu¬ 

ñándole ilegal pieza, le desprestigian sus méri¬ 
tos. 

Nuestros anhelos, frenados de una sinceridad 
sin mácula; nuestras! esperanzas, # exceritas de 
toda ambición ilegítima; nuestros esfuerzos, pro¬ 
digados sin falsías, nis llevan á exigir en toda 
obra, la responsabilidad social, de sus ejecuto¬ 
res. 

Y esta exigencia ¿e responsabilidad, es lo 
único que debe de estar por encima de toda sus¬ 
ceptibilidad. í 

El ser, ante los principios que proclama es 
uno, y por eso se ha dicho «no me importa quien 
es, quiero saber á d >¡idei vá». pero, ante la rea¬ 
lización de la obra, sq iin jióne, su responsabilidad 
de elemento social, i'i de no eximirlo de su 
parte en la derrota. ¡ 

Nuestra responsabilidad social, está en la obra, 
que ajena á todo pqrsoi al explendor, nos lleva 
á los caminos del triunfo, pero, fiel á nuestros 
deberes y respectuosos ¿ uardíanes de los ideales 
de nuestra colectivi/lad, cumplimos en la mejor 
manera posible, nuestro programa. «Si no pode¬ 
mos hacer cátedra, traeremos de sentar tésis». 

A nuestra colectividad réstale, el hacer valor 
nuestra tésis. 

r i _ 

El culto d’¿l silencio 


La beatifica. «Verdad», que lia visto la 
luz pública, con engañosos gestos, se nos 
presenta en sn cuarto número, entregada 
al culto del silencio. Silencia nuestras 
interrogaciones; silencia nuestra caballe¬ 
resca invitación á la dilucidación del tema 
social que más gusten, y para colmo de 
colmos, nos trae colaboraciones pséudo— 
redactoras. Este salto atrás, dado después 
del gesto unánime del 5 del presente mes, 
nos dá á suponer, que en la redacción de 
«La Verdad» no existe ni como muestra 
una pluma de valer ó un escritor, con 
valor en sus ideas. 

Lamentamos sinceramente, que los que 
no cederán «álos desplantes de los agrios 
contendores», metan violín en bolsa, 
cuando le exiguen que hablen. 

Los ideales se defienden, cuando se tie¬ 
nen, y si nosotros fuéramos el elemento de 
la beatifica «Verdad», nadie nos haría 
callar. ¿Es callando ó mistificando los he¬ 
chos, como se defienden los intereses ge¬ 
nerales de la colectividad?. Es necesario 
que «La Verdad» rompiendo su natural 
mansedumbre, se ponga en condiciones de 
orden, para no aparecer á los ojos de 
nuestra colectividad, como el rancio fruto 
de los pobres de espíritu. 

A nuestro colega de los bellos gestos, y 
los bien definidos silencios; le deseamos 
mejoría en la mudez, y ante su táctica hu¬ 
millante, le pedimos más valor en las ideas, 
que por lo demás ya se lo diremos. 


Secretario de Redacción: Marcelino J4. Pottaro 

El único camino.... 

En verdad, que se presta á los más ri¬ 
sueños comentarios, el modo como pare¬ 
cen entender algunos, que se ha deprodu 
cir nuestra unión. Nuestra unión dejará de 
ser una aspiración para ser una hermosa 
realidad, el dia que nuestra Sociedad, 
obrando acertadamente, sepa rechazar á 
los que no teniendo fuerzas para sostener 
una bandera de ideales, levantan una, que 
es como la fuente de Juvencio, á donde 
se vigoriza la audacia y la obstinación; 
nuestra unión dejará de ser un ideal irrea¬ 
lizable, ouando nuestra Sociedad sepa 
distinguir los esfuerzas de los que con 
sublimidad sabrían edicionar un nuevo 
desfiladero de las Termópilas, de los es¬ 
fuerzos de los que, con sus desorientacio¬ 
nes, la llevarían al camino de la Cólpida; 
nuestra unión dejará su forma utópica, el 
día que nuestra Sociedad, no se vea conmo 
vida por fenómenos de aberración, que no 

teniendó otro medio como obrar con su 
funesto ministerio, han buscado un pe¬ 
riódico donde ha falta de ideales que 
preconizar, anaíemizan contra nuestra ju¬ 
ventud, que ha sabido en un año de ges¬ 
ta: l.o despertar el espíritu de sociabili¬ 
dad dormido plácidamente ha muchos 
años—con dos teitulias que evocaron en 
todos los espíritus selectos los recuerdos 
más gloriosos para nuestra Sociedad, yen¬ 
do las alucinadas imaginaciones de mu¬ 
chos, hasta aquella noche, que se destacó 
soberbia de toda una época, hasta la no¬ 
che del i2 de Octubre de 1892; 2.o de¬ 
cretar la reaparición de este periódico, 
verdadero y no ilusiono vocero de la ju¬ 
ventud—que lo es, por que sabe tener 
ideales, y sabe también llevarlos á la 
practica—de esta juventud, que con sus 
energías siempre jévehes, y sus constan¬ 
cias siempre indeclinables, está alerta, 
para sostener á nuestra Sociedad, de los 
desmayos bizantinos de los que desorien¬ 
tados viven. 

Nuestra unión será un hecho real, cuan¬ 
do nuestra Sociedad sepa hacer un an- 
fitionado de heroes^ 1 cuando realizo la co¬ 
munión de todos sus deseos, de todas sus 
energías y de todas sus esperanzas, en el 
levantado propósito de obstruir los avan¬ 
ces de los que, tras su encumbramiento 
personal no luchan sino simulan luchar. 
Nuestra unión la decretaremos nosotros, 
el día que nuestra Sociedad sepa rechazar 
los halagos de los enfermos de neurosis 
social; el día que nuestra colectividad se¬ 
pa que La Verdad en nuestro medio, im¬ 
porta una lucha de anulación recíproca 
















LA PROPAGANDA 


de fuerzas, y con gesto espartano la recha- 
ze; ese día, se realizará el deseado acer¬ 
camiento de todos los factores de nuestro 
engaandecimiento, y ese día, continuare¬ 
mos guiados por La Propaganda por 
un camino amplio, lleno de luz... 

D'Artagnan. 


NUESTRO RETO 


Arrojado nuestro guante, en forma leal 
y caballeresca, tüvo que ser recogido, 
por los que falseando los hechos, desde 
las columnas de «La Verdad», Tienen im¬ 
pugnando nuestra prédica, de falsa y sub¬ 
versiva. * 

Dispuesto á demostrar lo contrario de 
sus antojadizas afirmaciones, invitamos 
con nuestra caballerosidad peculiar, á 
dilucidar sobre el tópico social, que fue¬ 
ran más fuerte ó el de sus inclinaciones. 

Escudándose en la complicidad del si¬ 
lencio Redactores y Colaboradores de 
«La Verdad», nos imponen el ineludible 
deber, de hacer permanente nuestra in¬ 
vitación. Al efecto, Yocelin, Petronio, 
Justo Arreglo, y demás asiduo colabora¬ 
dores de La Propaganda mantienen per¬ 
manente su caballeresca invitación, y es¬ 
peran de los pséudos Redactores y cola¬ 
boradores, el que acepten con varonil en¬ 
tereza, nuestro reto. 

No basta afirmar un heeho por facilida¬ 
des de publicación, es necesario demos¬ 
trarlo. 

¡En guardia santos varones! 




Con un selecto 

Creame apreciable señor Fortuney que 
ha estado Vd. tan coloso como el pastor 
Erostrato, cuando pretendió inmortalizar 
su nombre prendiendo fuego al palacio 
de Efeso, ó tan estupendamente grandio¬ 
so, como su gran compatriota France, 
cuando nos dijo que el café constituía 
nuestra principal fuente de riqueza. Y á 
pesar de ello debo declararle—con gran 
pesar mío—que su brillante'fLeíensa no ha 
logrado convencer á nadie. Y no ha sido 
por que su formidable artículo-hecho con 
verdadero detrimento de la gramática— 
no venga lleno de acusaciones,—que no 
tienen más consistencia que las pretensio¬ 
nes del sátiro Marsias—sino, por que en 
esta tierra, no basta con formular acusa¬ 
ciones, sino que es requisito imprescin 
dible acompañarlas de las pruebas, pues 
éstas, y no aquellas, son las que convencen. 
Mientras ño lo haga así, no se le dará más 
crédito á sus afirmaciones que á un ému¬ 
lo de la profetiza Cassandra, 

Cite Vd. un artículo en el que se lea 
nna exhortación á la desunión ó un ata¬ 
que a alguna entidad social, y entonces, 
La Propaganda se justificará ó callará 
—que esto lo habrá aprendido de Vd,— 
pero mientras no lo haga así le aconsejo 
que adopte el temperamento del criado del 
sabio Athos, que callaba siempre. No 
basta concretarse á decir propaga la desu¬ 
nión, sino que se hace indispensable decir 


propaga la desunión por que dicen esto. 

¿Ignoráis acaso, querido señor, que vo¬ 
sotros, llevados por ese espíritu de imanta¬ 
ción por el cual os felicito, estáis unidos 
por nosotros, que somos los que hemos 
hecho mover todasvlas fuerzas sociales 
que hoy están en movimiento 
Con todo afecto. \ 

EL N1RO DE LA K.SA. 


inaticales, y en pri- 


¡BASTA dE FARSA! 

—j - 

El sapientísimo ij psicólogo de Davit, 
(léase por respecto ¿ la gramática David), 
que levanta su cátá^I i desde las columnas 
de «La Verdad» y qut^ tan pronto su nom¬ 
bre se incluye en los artículos de Redac¬ 
ción, como aparece en la sección Corres¬ 
pondencia, ó escribiendo desde Buenos 
Aires, nos pide en el número 15 del actual 
que se le publiquen sus bases ¡tal cual 
como las envío, sin', poner ni sacarle. 
Ahora bien, como su i pedido lo motiva 
un suelto de esta Rédapción, titulado Que 
conste y no siéndonjos posible el cumplir 
con su pedido. í 

l.o por la tiranía j del espaio, (aquí no 
hay lugar para carlíjas, jy eso que no son 
caseras).. [ 

2.0 por las faltas ora 
mordial imposibilid id, el nosotros haber 
puesto los «origin¡ les á disposión de los 
interesados y no hí publicación». Ya ved 
el sapientísimo de «La Simpatía» y «Se 
ilustran pero no se educan» como no pode¬ 
mos servirlo. ¡ 

Esta imposibilidad puede ser allanada 
en la siguiente forma, el psicólogo de 
«Davit», manda sa^ar dos fotograbados, 
uno del «original» j 'el otro déla copia «co¬ 
rregida y transformada», por el encargado 
de la sección Colaboraciones. Los gastos 
se cubrirán por partes. Esperamos que Da- 
vidt acepto. 

Explicado y comunicado nuestro asunto, 
permítanos una pregunta el sabio de Da¬ 
vit, ¿cómo nos entendemos, es Vd de la 
casa ó de afuera? es decir, perdone que le 
llamemos casa á la Redacción. No se ol¬ 
vide de contestarnos una y otra pregunta 
¡Hablad maestro!.. 


Sección Femenina 


i 


¡ARTIGAS! 

1764-1850 


Y su visión de días mejores para la 
tierra amada, van sucediéndose unos tras 
otro, como si sobre el suelo fértil donde 
su caballo de combate, hollara tréboles 
y margaritas silvestres, hubiesen recibido 
el sumo germinador, que vivificando la 
savia, solo debo de dar el óptimo fruto. Y 
en su visión siempre fuó .así; su tez do¬ 
liente fué cruzada por rápida sonrisa, 
quiza, muy lejos en aquella inmensidad 
callada, ‘tuvo siempre en su retina la vi¬ 
sión de la patria, flotando sobre ella. 

El tiempo puso término á su vida, y 
ante la pérdida irreparable del Padre de 
la Patria; el héroe de Las Piedras; el re¬ 
fugiado en Ayuy, con su alma—el pueblo; 


—el esforzado asilado de la Asunción del 
Paraguay, el cual desde su cuita de león 
indomable, bendijo á su patria, con las 
preces más altas que labios humanos ja¬ 
más han pronunciado, entregando su alma 
al juez eterno. 

Por eso queridos orientales, al llegar 
esta fecha de Setiembre, no he podido 
menos, que extereorizarmis sentimientos, 
que aún cuando nacen en el alma de una 
joven, tienen un fuerte poder, para elevar 
mi mente hacia el pasado, venerando con 
la santa unción de mi reconocimiento, al 
Héroe, al Padre de la patria amada. 

¡ Sesenta y un año, patriotas urugua¬ 
yos, hace que el sello del destino apagó 
el’fulgor de las pupilas, del viejo león, 
que paseando sus victorias sobre la flori¬ 
da campiña de la patria codiciada, de¬ 
mostró al extrangero invasor, que el pue¬ 
blo regidor de las instrucciones del año 
XIII, no era pueblo de esclavo !. 

¡ Uruguayos ante la fuerte evocación de 
su memoria, recordemos con sin igual ca¬ 
riño, que hacen sesenta y un año, que el 
frió de una tumba guarda constante el 
cuerpo del proscripto! 

Ese tiempo que media, entre su desapa¬ 
rición y mi recuerdo, no borra en el alma 
del viril pueblo uruguayo la memoria del 
caudillo, no; sino que al contrario, su 
pueblo conociéndolo hoy mejor; aquila¬ 
tando sin pasiones ni egoísmo, sus es¬ 
fuerzos; su personalidad, analisada á tra¬ 
vés del tiempo, con la altitud que merece, 
se ha constelado sobre el firmamento 
Americano, como la única encarnación, 
dé los verdaderos ideales democráticos. 

Las generaciones que surgen, sabrajL 
ame las horas de prueba, inspirarse y de¬ 
fender, los santos ideales de su padre, el 
integro; el manágnimo; el único, sobre 
el continente Americano, que no mendigo 
victorias ni doblo su servil ante las cor¬ 
tes, sino que sufrió solo en el silencio la 
afrenta de otros, ante los ideales de su 
pueblo. 

Margarita übarne Mansilla. 

Setiembre 23 de 1911 

^ la memoria de Colón 

¡ Tengo un presentimiento algo miste¬ 
rioso, algo que mis labios á pronunciar 
se obstinan, es algo si; tal vez una locura, 
que me esperan, que lloran, en la soledad, 
en la dulce calma, allá al Oeste de las tie¬ 
rras Americanas! Si, y se lanzó indeciso 
á consolar las indígenas tierras. 

El pobre Colón de inteligencia lleno, 

| Colón cual visión de fantasía, 

Que cruza por la enardecida frente 
Salió á descubrir ese mundo ignóto, 

Ese imperio sin luz, el mundo nuevo. 

Y huyó, hacia las selvas solitarias, don¬ 
de el entrelazado boscaje como agreste 
fortaleza pudiera defenderlo en sus espan¬ 
tos. Si era Colón do faz hermosa, tostada 
por el sol del Cielo diáfano, y con valor 
indómito cruzó los anchos mares, para lle¬ 
gar á esta regia ribera del mundo Colom¬ 
biano. 

Y es ante su imaculada memoria que 
elevó mi espíritu á su sin par memoria. 

Coca. 

Montevideo, Octubre 12 de 1911 








LA RPOPAG&NDA 


Lo que éramos 

y lo q ue somos 

Erratas de Cuaró 

Solo una falta absoluta de conocimiento 
sobre nuestro pasado, y un criterio obs¬ 
curecido por un amor propio mal entendi¬ 
do, amamantados por una aspiración á la 
popularidad á costo de cualquier precio, 
aún falseándola verdad, puede haber he¬ 
cho brotar del cerebro de Cuaró sus loas 
al pasado y su rudo anatema arrojado al 
presente.—En efecto, la época do que nos 
habla en principio—me refiero al edito¬ 
rial que apareció en <La Verdad» del 15 
de este mes;—lejos de ser digna de tener¬ 
se presente para continuarla hoy, solo 
merece recordarla para no caer otra vez 
en ella, ya que ella nada concreto, útil ni 
serio nos ha aportado que sea una primi¬ 
cia á ofrecer á la generación nueva que 
florece con losanías envidiables y que en 
sus promesas nos dice que su paso por la 
vida marcará la época del despertar de 
fuerzas no manifestadas aún y esto pese al 
espíritu pesimista y precario de unos po¬ 
cos. 

Es claro que la obra de nuestros hom¬ 
bres de otrora en ningún caso puede cen¬ 
surarse, sería una ingratitud, pues dentro 
del ambiente social que por esa época rei¬ 
naba, ambiente en el que solo se agitaba 
el deseo del regocijo que reclamaban los 
cuerpos después de una vida azarosa bajo 
el látigo del amo, no se sabía dar cabilla 
á los programas que hoy se trazan en el 
mundo civilizado, como sucedía hasta ha¬ 
ce poco entre el pueblo, que no sabía que 
unido sería tan fuerte qué sin dificultad 
vencería á su tirano, el capital.— Y es 
natural que los seres que salen á la vida 
libre en las condiciones intelectuales que 
estaban nuestros mayores, con una igno- 
rancia absoluta de la rotación que deben 
seguir las masas para imponerse como 
factor valorable, olvidaran el porvenir de 
la raza, esto no puedo negarse.—La unión 
con fraternidad, etc, etc, siempre se pre¬ 
dicó no obstante? pero que se hacía cuan¬ 
do se conseguía? Un baile, una velada, 
un banquete ¿Y esto es un título superior 
al que ostenta la generación presente? No! 
La palabra Unión, para muchos fué algo 
sin sentido práctico y hoy mismo entre 
nosotros, aquellos que se empeñan en 
sembrar la discordia y el fraccionamiento 
de la raza, son las que más la predican 
personal ó publicamente desde las co¬ 
lumnas de algún órgano qiie surge a la 
palestra periodística con propósitos non 
santos. Y aquí resulta una vez mas cier¬ 
to adagio de que: el que mas predica la 
moral es el mas inmoral. 

Si aquel adjetiva fuese interpretado en 
toda su acepción por ciertos elementos, 
la lucha interna que se nota entre noso¬ 
tros no existería, pues que esas peque¬ 
ñas f uerzas sueltas que pretenden que La 
Propaganda sea su aliada en lugar de 
malgastar sus energías y su fósforo en 
perseguir un imposible, hubieran coope¬ 
rado á cimentar su obra que es grande y 
Será más aún y no pretender negarle la 
sal y el agua! La Propaganda está en 


un terreno excepcional para ser la por¬ 
tavoz del pensamiento y sentir de núes 
tra raza, sus elementos intelectuales, su 
prédica, su interés, por el porvenir de sus 
hermanos de sangre, lá han consagrado 
como la más indicada para desempeñar 
con el brillo el importante rol, luego pues, 
siendo esto así, como lo es sin ninguna 
clase de duda, lo razonable, lo que se im¬ 
ponía, era no actualmente el concurso 
alianza de nadie. 

_i (Contimiara). 



Premio al trabajo i 

Nuestro airigo el señor Avelino Flores ha 
sido objeto de un valios'b obsequio, por parte del 
doctor den José María Citstollanos^remiando así 
la labor continua que durajate 30 años desem¬ 
peñó á sus órdenes sin interrumpción alguna. 

El obsequio consiste en ¡un carruaje, con su 
correspondiente yunta de jabalíos y arreos. 

Por nuestra parte felicitamos al amigo Plores, 
augurándole una prosperidad sin limites, desean 
do al mismo tiempo que la generosidad del doc¬ 
tor Castellanos sea imitada. 

Enfermo; 

Desde hace varios días se encuentra enfermo 
de la vista el apreciable señor don Fausto Ma- 
ciel, miembro del Directorio de La Propaganda 

Son nuestros deseos, <jue los poderosos recur¬ 
sos del que dispone el repitado oculista doctor 
Vázquez 'Hamere, que des le los primereo mo¬ 
mentos le [írosla asidua asistencia, declinen por 
completo el mal que aqiuvfli al señor Maeiel. 

—Selia reagravado el estado db salud de la 
señorita Francisca Morales.! recluida en el Ho- 
pital Vilardebó. 

—En estado grave se encuentra la señorita Ro¬ 
salía De ir aria. j 

Desearíamos que el mal dúo la aqueja decli¬ 
ne a la brevedad, posible. 

Le presta asistencia el doctor Aran. 

—Sigue algo mejorada do la enfermedad que 
la obligó á guardar cama por varios día3 la se¬ 
ñora Joaquina Tedin^e Suarez. 

—Mejorado de sus dolencias ha abandonado 
el lecho el señor Joaquín Buxareo. 

—Ha sentido un pequeño alivio la señora An¬ 
tonia N. de Giménez que dias pasados sutrió un 
ataque á la cabeza, á consecuencia de lo cual 
hubo que recluirla en el Hospital Vilardebó 
donde ha quedado en asistencia. 

Lamentamos sobre manera la enfermedad de 


la joven señora, deseando que su completo res¬ 
tablecimiento sea un hecho cuanto antes. 

—Se halla muy mejorado el apreciable joven 
Ernesto Villalba, el que á consecuencia de un 
accidente del trabajo se asistía en el Sanatorio de 
la A. Fraternidad. 

—Continúa acentuándose una franca mejoría 
en el estado de su salud del señor Miguel Mattos, 
de lo que muy mucho nos alegramos. 

—Continúa mejorando la distinguida señorita 
Tula González. 

—Mejorado el niño de los espososDurán Pérez. 

—Después de haber estado varios días mo¬ 
lestado por leve dolencia, se encuentra comple¬ 
tamente restablecido nuestro amigo el joven 
Prudencio Varela. 


Onomásticos 

Cumplió años el 14 del corriente el señor 
Carlos Baiz. 

Con tal motivo hubo una recepción en su domi¬ 
cilio á la que concurrieron varios-de sus amigos, 
pasándose amena «causserie* hasta tarde la no¬ 
che. 

—Una reunión íntima fué la que se efectuó el 
11 del corriente, en el domicilio de la señora 
Deidamia López, con motivo de ser aniversario 
de su natalicio. 


Con la asistencia de los miembros de su familia 
y algunos amigos íntimos se le hicieron los hono¬ 
res á un expléndido menú, en medio de la ma¬ 
yor animación y alegría, que no declinó hasta una 
hora avanzada do la noche, en que se retiraron 
los concurrentes, agradecidos de los agasajos 
recibidos. 

HereeiOo nombramiento 

—Ha sido designado comisario de la Sociedad 
Protectora de Animales el señor Romualdo Gard. 

El señor Gard ha merecido el aplauso y calu¬ 
rosas manifestaciones por parte de los miembros 
del Directorio de la Sociedad, por la energía con 
que ha procedido ya en varios casos, en el corto 
tiempo que desempeña el puesto á que alude. 

—En uno de los días de la semana a pasada, 
recibió el apreciable señor Nicasio Aguirre, nu¬ 
merosas manifestaciones de aprecio con motivo 
de ser su día onomástico. 

—El martes 17 del actual, cumplió años la ni¬ 
ña Ana Maria, de los esposos Fernández-Marti- 
nez. Con tal motivo la numerosa relación que 
pasaron á saludar á la simpática festejada, fue¬ 
ron obsequiados con la característica que le es 
peculiar á los esposos Fernandez-Martinez, reti¬ 
rándose toda la concurre ncia, debidamente agra¬ 
decida y cumplimentada. 

La festejada fué objeto de un sin número de 
felicitaciones y regalos. 

Unimos nuestra felicitación á las muchas reci¬ 
bidas. 

Demostración 

El sábado 14 del corriente, fueron obsequiados 
con una expléndida cena, nuestros compañeros 
de tareas, los señor esJVlar ce lino H. Bottaro, Juan 
P. Bottaro, Alberto M. Pérez y Jorge Maeiel 
Bronw. 

Debido á la incógnita, que nuestra propagan¬ 
dista, nos pide que guardemos, nos es imposible, 
hacer pública esta simpática noticia, que habla 
muy en favor de la obsequiante. 

Esta demostración, que se inició con una ama¬ 
ble cau aserie, fué epilogada, con espumante 
Champagne. 

Nuestras felicitaciones más sinceras, á la en¬ 
tusiasta propagandista. 

Agradecimiento 

Los deudos de Felipe Pereira agradecen las 
condolencias recibidas con motivo de su reciente 
duelo. 

Inmemorían 

Segunda Santos Ballesteros tiene el agrado 
de participar á sus relaciones, que el día 3 de 
Noviembre próximo se rozarán en la Iglea del Re¬ 
ducto, dos misas, una á las 7 y otra á las 7 Ij2 
en sufragio del alma de su señora madre doña 
María S. Ballesteros. 

Regreso 

Se ha radicado nuevamente entre nosotros, 
la apreciable señora Florencia Santana en com- 
pañia de su hija la simpática y distinguida seño¬ 
rita Elvira González. 

Necrológicas 

El día 29 del corriente, falleció después de una 
larga enfermedad, una niñita de nombre Rosa 
hija del joven Máximo Ahedo y nieta de nuestro 
compañero de tareas señor Gregorio Ahedo. 

Reciban sus deudos nuestro sentido" pósame. 

f Dolores Vázquez de Clark 

Octubre 17 de 1911. 

Honda y penosa impresión, ha causado en 
nuestra sociedad, la prematura muerte de la 
apreeiable señora Dolores V. de Clark, persona 
muy estimada, por su carácter afable y bondado¬ 
so. Aún cuando su muerte se produjo á conse¬ 
cuencia de una caida sufrida días pasados, su 
salud se hallaba bastante vigorizada, y no se 
creyó nunca, que pudiera tener tan fatal de¬ 
senlace. Más aún, cuando el diagnóstico módico 
dia á día, declaraba acentuada su mejoría, dán¬ 
dola fuera de peligro. 

La noticia del fallecimiento de la señora de 
Clark, cundió rápidamente en nuestra sociedad, 
y la casa mortuoria se vió desde las primeras horas 
invadidas por sus numerosas relaciones que 
iban á presentar sus condolencias. 

Es realmente lamentable, la pérdida de tan 
estimada señora,-que fué todo corazón y nobleza. 
Su actuación social, era de las bien representa-